Tejas Roofy, la alternativa a las placas asfálticas.

Hasta hace pocas fechas, los productos disponibles en el mercado destinados a cubriciones ligeras eran básicamente los paneles y chapas prefabricados y las placas asfálticas (también conocidas como tégola, teja asfáltica, teja canadiense, teja americana etc…).

Todos estos productos presentan una serie de inconvenientes que nuestras tejas de plástico resuelven de forma rápida y económica. En relación a las chapas y paneles prefabricados, su principal inconveniente es la excesiva dimensión de sus piezas que de cara al cliente particular genera un problema de transporte; por otro lado, siempre se pagan más piezas de las necesarias ya que las medidas son inalterables y casi nunca se aprovechan completamente. Estos cortes necesitan de herramientas adecuadas y cierta pericia para completar el trabajo y por supuesto de un ayudante para el manipulado de los paneles.

Nuestras tejas Roofy son piezas individuales (se usan las que se necesitan) , fácilmente transportables en un vehículo particular, con su propia tornillería incluida que se fija fácilmente con un atornillador estándar y requieren de una única persona para su montaje. Las tejas asfálticas y placas asfálticas, también conocidas como tégola (teja canadiense, tégola italiana,etc…) presentan tradicionalmente varios problemas que detallamos a continuación:

En invierno, el producto cristaliza y se vuelve frágil, por lo que se quiebra con facilidad. En verano, al ser un derivado del asfalto, se calienta en demasía y puede producir deslizamiento entre placas. Por otro lado, al estar en contacto total con la superficie de apoyo, transmite todo el calor a las capas inferiores de la cobertura, con los inconvenientes que eso genera. Su montaje no es sencillo ya que si se realiza mediante calor,es necesario el uso de un soplete y un profesional, y si se hace mediante clavos no se garantiza la impermeabilidad y el sistema da problemas con el viento (suele ser habitual que las placas salgan volando habitualmente). Su instalación requiere de una pendiente mínima de un 28-30%, pendientes inferiores no garantizan la estanqueidad del producto. Por otro lado, los paquetes pesan unos 33 kg. cada uno, con las molestias que acarrean a la hora del montaje.

ROOFY ha resuelto estos inconvenientes de la siguiente manera: Mediante tratamiento químico hemos ampliado las tolerancias térmicas del producto, por lo que es inalterable entre -40ºC y +80ºC. Su geometría genera cámaras de aire para no transmitir parte del calor que recibe a las capas inferiores de la cubierta y que se produzca una ventilación natural por convección.

Su montaje es extremadamente sencillo, cada pieza va sujeta con 4-6 tirafondos roscados (no clavos) que garantiza su resistencia al viento racheado (hasta 275 km/h.). Nuestros paquetes no pesan más de 8 Kg. para facilitar su manejo y elevación manual y es un sistema hermético a partir de pendientes superiores a un 10%.

En resumen, hemos desarrollado un producto muy completo, de mucha calidad y que destaca precisamente en los puntos débiles de los materiales existentes hasta la fecha; por todo ello consideramos que las tejas plásticas Roofy sonuna auténtica alternativa a las placas asfálticas y tejas asfálticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *